Dibujos 1974-1976

Conservo mi carpeta de jardín de infantes  pero sería un abuso exhibirla y sospechado - con buen derecho-  de narcisismo extremo (todos los artistas miramos nuestro reflejo).
Sin embargo en las manchas y garabatos plasmados  en esos primeros documentos hogareños o escolares se inscribe el intento expresivo plástico de los niños, la búsqueda de la imagen.
En nombre del aprendizaje la reducción de este azar suele resultar nociva para la creatividad.
Dibujaba y coloreaba iglesias: particularmente “catedrales con hélices” en lugar de cruces. Iglesias voladoras! Y no sabía nada acerca del surrealismo. Tenía 4 o 5 años Pero  la mayoría de los niños tiene cosas así. A los 6 años papá me hizo participar de un concurso de manchas en Plaza San Martín, me acompañó y ayudó. Gané  100$ y una enorme caja de acuarelas.

 


En general ocultamos nuestras primeras búsquedas  pictóricas ( con  un equivocado pudor) . Pero sin ese “saber no saber” anterior ( que está en casi todos los niños y en muchos adolescentes )  no es posible saber pintar. No se es pintor de verdad hasta volver a darle crédito.
Durante el colegio secundario, el Profesor y artista plástico Lido Iacopetti  ( a quien muchos artistas platenses de hoy debemos tanto),  me presentó a los irreverentes Magritte, De Chirico, Dalí, Carrá, Miró, y por sobre todos uno anterior: Hieronymus Bosch “El Bosco”: prueba irrefutable de que lo surreal no pertenece al tiempo, sí en cambio  los “ismos”.
Comencé a inquietarme por  hacer y comenzó a prefigurarse el “ser pintor”. De la agitada primavera del  73 y 74,  de  allí surgieron  mis primeros dibujos. Sólo verán 2 trabajos en la seccion “obra diversa” de Pinturas.

“Surrealismo ingenuo” por su factura, “barroco en su decir literario abundante”. Lo hierático le venía  del arte metafísico. Y en todos los casos impregnado por un sentido religioso a pesar de mi ateísmo.

Por aquel entonces  los jóvenes estudiantes  vivíamos inmersos en un caldo cultural  que anunciaba un futuro socialista. Dejé de lado el arte y cierta vocación médica, optando por la Antropología.  Al mismo tiempo que se acentuaban la persecución política y el terrorismo de Estado en la Argentina

Por 6 años abandoné los dibujos y lo haría para siempre. Excepción hecha de los poco bocetos y encajes previos a una pintura.
En las postrimerías del gobierno militar (pero antes de “Malvinas”) concurrí  con mi último dibujo al taller de Raúl Moneta quien me recibió con buen ánimo y me dijo, - “…no enseño a dibujar pero si querés pintar  aquí tenés un lugar”.
El lugar resultó un formidable laboratorio de discusión política aderezado con instrucciones básicas para pintar, rondas de mates y gente joven concentrada en lo que hacía,  o distraídos como yo en el entrenamiento dialéctico. Cuando todos los foros estaban clausurados ahí se debatía. Allí conocí  a Roberto Rollié, al “vasco” Alzugaray,  a Rubén Segura  entre otros.
Luego con mi título de antropólogo y la “democracia” incipiente abandoné los pinceles por 10 años, pero hacer antropología de gestión fue  una pretensión desmedida y estéril: a la “nueva” democracia argentina le sobraba burocracia y carecía  de lo elemental, tener en cuenta a la gente y a la gente tener en cuanta a la democracia como oportunidad de participar por su cuenta y con mediaciones elegidas minuciosamente . Los años no la mejoraron aunque las condiciones de existencia marquen cambios favorables. Es historia conocida, seguramente discutible pero está fuera de mi interés actual extenderme en el tema.

Luego de andar por el norte argentino y los suburbios de la Plata - en suma una década - me retiré voluntariamente de la gestión estatal, conseguí una beca de investigación en una Fundación médica  y decidí volver a pintar.  

Mis dibujos adolecían  de técnica depurada  pero no estaban desprovistos de cierta gracia  a pesar de su paradójica construcción racionalista. La serie de fotografías fue anulada pero resolví conservar el texto.  
Por sobre todo, esto creo, mostraban que primero está la elección propia. Las elecciones del sistema suelen ser corruptas. Luego queda la singular ecuación personal de cada sujeto.



Marcelo Rizzo, 10 de diciembre de 2006.

 

Marcelo Rizzo

Buenos Aires - Argentina
Tel: 54 221 471-4478
Móvil: 54 221 15 558-9241
marcelorizzo.web@gmail.com

Diseño y Desarrollo